EN PORTADAFOLK ROCKLA MOVIDAMAGAZINENEW WAVENEW WAVEPOPROCKPUNKROCKROCK&ROLL

Empapados de Melancolía

"Rainy Day Music"

El subtitulo de este artículo coincide con uno de los álbums más recientes de ese grupo fantástico de Folk Rock americano que son The Jayhawks. Y lo he elegido porque recordaré la Primavera de 2018, como una de las más lluviosas y frescas en décadas. Han sido muchos meses de frío y lluvia incluso aquí en Madrid. Soy norteño, me gusta ver llover y los paisajes de los climas húmedos, pero este año ha valido por dos. Empapados de Melancolía está escrito en esté contexto.

La lluvia tiene algo inspirador y metafórico…… y muchos grupos del universo del Rock&Roll le han cantado.

Empapados de Melancolía

Por ejemplo los legendarios Credence Clearwater Revival,  que dedicaron no una sino dos canciones a la lluvia. “La Credence” como la llamamos en España, fue una de las bandas más gloriosas de finales de los sesenta. Entre 1967 y 1971 consiguieron hacer una impresionante colección de canciones brillantes de Roots Rock (también denominado Swamp Rock) en el que se mezclan sonidos Blues, Country, Gospel, Rock6Roll e incluso música Cajún.

Los dos temas fueron compuestos por el líder de la banda John Fogerty y llevan por título Have you ever seen the rain y Who´l stop the rain. Dos joyas que brillaban con especial fulgor interpretadas con la extraordinaria voz de John F.

 

Continúo con otro genio del Rock y el Blues que también tiene varias canciones donde la lluvia es protagonista. Tras su paso por The Yardbirds, por la banda de John Mayall, por Cream y Blind Faith, Eric Clapton se decidió a sacar su primer álbum en solitario. Denominado Eric Clapton, fue publicado en 1970 y contiene el tema Let it Rain. La canción fue compuesta por el propio Clapton y el matrimonio formado por Delaney & Bonnie Bramlett.

El otro tema es Black Summer Rain, escrito por Clapton en solitario y perteneciente al L.P. No Reason to Cry, publicado en 1976.  Es una pieza delicada y melancólica que utiliza la lluvia como metáfora del desamor.  Atención a las guitarras del propio Clapton, más “slowhand” que nunca en este tema y a los maravillosos coros.

El álbum no es muy conocido, pero maravilloso. tiene con colaboraciones de lujo, como Bob Dylan, Ron Wood de los Stones, Robie Robertson o Yvonne Elliman, quien interpretara a Maria Magdalena en la ópera Rock Jesus Christ Superstar. Impresionante la voz de Elliman, y no menos la de otra colaboradora del álbum como Marcy Levy, que además compuso Hungry,  otra de las joyas del LP.  Marcy Levy escribió al año siguiente Lay Dawn Sally con el propio Eric Clapton. Posteriormente colaboró con gente como Belinda Carlisle de The Go-Go´s y a finales de los años 80´s formó Shakespears Sister junto un una ex de Bananarama (un grupo surgido a principios de los 80´s, al calor de la New Wave, pero orientado al Dancepop y de escaso interés en este espacio)

Ahora es el turno de un efímero pero brillante grupo español;  Los Modelos. Fueron una de esas bandas de  New Wave surgidas a final de los setenta, iluminando el fin de la década y el comienzo de los 80´s.  Hacían Pop-Rock elegante y melódico, con influencias sixties  anglosajonas. A pesar de la brillantez de sus canciones, y de que eran instrumentistas de cierto nivel, fueron uno de esos grupos malditos que no llegan a triunfar por motivos absurdos y la suerte en contra.

Rescato de ellos la canción Noche de Lluvia en Madrid que escuché incansablemente en mis años de Facultad de Geología y Colegio Mayor  en Oviedo.  La canción fue compuesta por Ramón Garrido (hermano de Gonzalo Garrido, el gran locutor de Onda Dos y uno de los DJ´s fundamentales de La Movida y la New Wave Española) En esta canción, Casilda Fernández hace la voz solista.

Algunos pasajes son memorables “caminamos despacio, temblamos de frío, no tenemos prisa, no tenemos destino, todo lo que puedo recordar es una cita en algún bar, una noche en que se fundieron sueño y realidad, es una noche de lluvia en Madrid..:” No puedo olvidar una noche en mi habitación del Colegio Mayor América. Estábamos, «Flipy», Gonzalo, Luis «El Maragato» y yo, jugando al mus (que gran juego de cartas), bebiendo copas y oyendo la mejor música del momento. Aquella noche sonó «Noche de lluvia en Madrid» y la cantamos a coro. Otros colegiales venían a la habitación atraídos por la los cánticos y la diversión.

En sólo un año hicieron canciones memorables, pero incomprensiblemente no alcanzaron el éxito de grupos semejantes como Los Secretos, Nacha Pop o Mamá (estos mismo grupos también sufrieron un par de años después la pérdida de apoyos de público, critica y discográficas frente a conjuntos más modernos de aquel variopinto y excitante movimiento, pero de esto escribiré en intervenciones venideras).

Es significativo el artículo escrito por Diego Manrique en la revista Rockdelux 1985 (cuatro años después de la desaparición de Los Modelos). Diego Manrique, a la sazón,  uno de los principales críticos musicales  de nuestro país, reconocía que en su momento, había sentido poco interés por la banda (en un momento histórico donde cientos de conjuntos pugnaban en salas, fanzines y discográficas). Pero cuatro años después, con el grupo ya disuelto, Diego Manrique confiesa re-descubrir en Los Modelos un grupo más auténtico y “de mayor densidad emocional que la mayor parte de los sonidos que ahora caen en chaparrón desde todas las emisoras”. Interesante reflexión de Diego Manrique, y justa, pero demasiado tarde por desgracia.

A pesar de su corta existencia y de esa fatalidad que les llevó a desaparecer tan pronto, y con tanto por decir (probablemente), actuaron en el que fue el concierto cumbre de la Movida,  el famoso Concierto de Primavera de Mayo de 1981, en la Complutense. Casi diez horas de concierto, quince mil espectadores y un cartel de lujo;  Farenheit 451, Flash Strato, Los Modelos, Alaska y Los Pegamoides, Totem, Rubi y Los Casinos, Los Secretos, Mama y Nacha Pop.

 

Más o menos contemporáneos de Los Modelos, fueron grupos de la escena New Wave norteamericana como The InvadersNervus Rex o US APE…tres grupos que hacían Punkrock y Powerpop bastante interesante, aunque sólo el tema  Best Thing I ever did de The Invaders consiguiera un éxito relativo.

Componentes de esas tres bandas  formaron The Washington Squares en 1983. Los integrantes de esta nueva formación se apartaron de los sonidos precedentes y se orientaron hacia el Folk Rock alternativo y  fuerte orientación política de  izquierdas.

En su estética destacaban las boinas negras que les aportaban un aire bohemio, mientras el ambiente imperante aún estaba dominado por la frescura y colorido de las diversas tendencias que se mezclaban en el universo Post Punk. Su canción Can´t Stop the Rain es una delicada muestra del buen gusto que atesoraba esta banda Neoyorkina.

 

The Summer Rain es una canción de desamor del grupo de Illinos The Shoes. La banda de John Murphy, Jeff Murphy y Gary Keble son una formación de Powerpop que empezó ya en 1974 y tuvo su apogeo entre 1977 y 1984, en plena eclosión New Wave.

Pero la banda ha transcendido aquella época y ha seguido más o menos activa hasta nuestros días. Tiene una amplísima discografía. Yo me quedo con sus LPs Black Vinil Shoes (1977), Tongue Twister (1980), Boomerang (1982) y Silhouete (1984). El estilo de las canciones de The Shoes es reconocible, frescura de armonías vocales, un sonido intenso, pero siempre dentro de los límites del Rock Poppy, con claras influencias de los años sesenta, y de bandas contemporáneas a ellos, principalmente americanas (como los 20/20, Dwight Twilley, Phill Seymour, Off Broadway o Pez Band entre otros)

 

 

Alejandro Tinture Eguren

Ver Más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿TE INTERESA?
Cerrar
Botón volver arriba