CONCIERTOS Y CRÍTICASEN PORTADAGARAGEINDIE ROCKMODNEW WAVEPowerpopPUNKROCKROCK
TRENDING

¿Es un Festival o el Arca de Noé?

¿Es un Festival o el Arca de Noé?

Hace unos días, Alicia y Julia, primorosas artistas gijonesas, avezadas en el manejo del pincel y el lienzo, me avisaron que Paul Weller, The Killers y The Pixies estarían en el Mad Cool 2020.  Tres magníficas bandas, con estilos que abarcan Punk-Rock, Power-Pop, Indie-Rock o Synth-Pop entre otros. Variedad, pero con la coherencia imprescindible para que el evento tenga un sello, una identidad. Mi gozo en un pozo al ver el resto del extensísimo cartel plagado de Raperos, de grupos de Electro Dance, Hip Hop o Electropop. ¿Es necesario que haya un representante de cada especie?  ¿Es un Festival o el Arca de Noé?

El Declive de los Festivales

Supongo que algunos son un gran negocio, dudo que todos. Pero me da igual, desde hace años los Festivales se han desnaturalizado.  El eclecticismo es extremo, una mezcla de grupos y estilos tan desconectados entre sí que no llego a entender.  No veo mucha autenticidad, antes bien un negocio para atraer masas de gente a consumir de todo. Incluso música. Ver por ver, oír por oír.  El espíritu que impulsa a muchos a pasar la tarde a un centro comercial no difiere del que mueve a algunos hacia los Festivales de música Pop.  Nunca entendí la Música ni los Conciertos como productos de consumo.  Cuando comenzaron las marcas a patrocinar actuaciones, determinando la duración y el número de bises, se perdió buena parte de la magia de la música en directo. El siguiente paso fue mercantilizar los festivales hasta límites nauseabundos. En eso estamos desde hace tiempo.

Las Pachangas sólo si son de pueblo

La selección de grupos y el orden de estos en el cartel determinan las prioridades de los asistentes y con ello la atmósfera del festival. Creo que una vez más me saltaré el Mad Cool. Las Pachangas están bien cuando son las fiestas del pueblo. Evitaré la desafortunada necedad de haber colocado al ex líder de The Jam en séptima posición en el cartel del sábado. ¡Joder, tíos, Paul Weller no es el puto becario! ¡Ha compuesto canciones gigantescas, liderado a una de las bandas Mods más importantes de todos los tiempos, toca la guitarra de maravilla y canta de cojones! ¡Es una leyenda del Rock and Roll! Y lo ponéis a mitad del pelotón tras personajes como Khalid o Major Lazer. Insisto ¿Es un Festival o el Arca de Noé?

El Purple, un Festival que conserva sus esencias

Por suerte aún quedan festivales pequeños pero auténticos. Uno de ellos es sin duda el Purple Weekend de León.  El año pasado Butwelikeit estuvo allí y este año repetimos. Volver a León y al Purple siempre merece la pena. Ya comentaba en este otro artículo que el Purple comenzó como un festival puramente Mod pero desde hace años se ha ido abriendo a estilos como el Power-Pop, Punk, Rock Alternativo, Indie o Soul. Todos ellos, tienen poderosos nexos entre sí. Me gustaría que hubiera más grupos realmente Mods, pero en todo caso, el cartel siempre es un lujo.

Fui a la jornada inaugural, la de la noche del jueves 5 de Diciembre para ver a The Cyanide Pills y a The Stems. Previamente, encuentro con “Flipy”, Luis y “Bros”, viejos amigos del Colegio Mayor América. Echamos de menos a otros que no pudieron estar.  La tradición y el sentido común nos llevaron a una visita fugaz, pero intensa, al Barrio Húmedo antes del concierto. Tras recargar las baterías y ponernos al día nos dirigimos al Espacio Vías donde se celebrarían los conciertos de esa noche.

El ambiente perfecto, quizás mil personas, da igual el número, lo que importa es la actitud y allí estaba a flor de piel.

El Concierto de Cyanide Pills

The Cyanide Pills es una banda de Leeds, que lleva diez años subiéndose a los escenarios. Para algunos son la mejor banda de Punk de la actualidad, especialmente si hablamos de Punk de la vieja guardia. Real Punk, sin concesiones comerciales. Y es que recuerdan a Sex Pistols, a The Clash, a The Boys, X-Ray Specs, The Boomtown Rats, The Adventures, Generation X o The Avengers entre otros. Lo suyo es una propuesta directa de Rock and Roll descarado y fresca provocación. Magnífico sonido en directo, desmintiendo el viejo adagio de que los Punks son malos instrumentistas. Nunca he visto un grupo inglés sonar mal. Nos dejaron con la sonrisa pintada y ganas de más cerveza.

 

La Actuación de The Stems

Y llegaron The Stems, la banda de Don Mariani. Se formaron en Perth (Australia) y hacían Garaje y Power-Pop. A pesar de ello, y de haber comenzado en 1983, nunca se les consideró una banda de New Wave y es que -cuestión de matices- no lo eran. Quizás les faltaba esa chispa de frescura que los grupos nuevaoleros llevaban a flor de piel (al menos los buenos). La que tenían formaciones como Men At Work o los excelentes y desconocidos The Little Murders, The Spliffs, o Loaded Dice. The Stems estaban más en la onda de Radio Birdman o The Saints.

Tras la regocijante insolencia de The Cyanide Pills, la madura solidez de The Stems.

Fin de la historia. Tres horas de concierto, dos bandas, una atmósfera.

Después, muchos de los asistentes continuamos la fiesta por otros lares. Esos que en los días y noches de Purple se llenan de Mods, Rockers, Punks y otras tribus que estiran el tiempo para aferrarse al latido de uno de los festivales auténticos que aún quedan.

 

Selección de Canciones

Y después de la lectura, es hora de oír algunas canciones. Primero vamos con algo de The Cyanide Pills con su “No, I Don´t” y a continuación tres de las bandas que fueron referencia para ellos;Los californianos The Avengers interpretando “The End of the World”. Esta canción es total, la mejor canción Punk escrita por un conjunto de los USA. Si, por encima de cualquiera de The Ramones. La verdad es que yo sigo sin estar convencido que The Ramones fuesen un combo Punk. Quizás Blondie lo eran más. La siguiente será a cargo de The Boys – uno de mis grupos favoritos de Punk y New Wave- en el artículo Pobre Chica Rica les dediqué un apartado y Paul Weller llevaba en su guitarra un adorno con el nombre de este conjunto londinense. Y a continuación otra banda que como The Boys se movía en la escena Punk y New Wave; los irlandeses The Boomtown Rats con «Looking after NO1».

 

 

Y ahora una sesión de bandas australianas. Además de The Stems con Sad Girl, no te pierdas las siguientes; The Saints (Simple Love), The Spliffs (Are You Happy Now) y The Little Murders (She Lets Me Know).  Tres joyas

 

 

 

Después, muchos de los asistentes continuamos la fiesta por otros lares. Esos que en los días y noches de Purple se llenan de Mods, Rockers, Punks y otras tribus que estiran el tiempo para aferrarse al latido de uno de los festivales auténticos que aún quedan. 

 

Alejandro Tinture Eguren

Ver Más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿TE INTERESA?
Cerrar
Botón volver arriba