BEATROCKBIOGRAFÍASEN PORTADAFOLK-ROCKMERSEYBEATPOPROCKPSICODELIAROCKROCK ALTERNATIVOROCK PSICODELICORock&PopROCK&ROLLSkiffle
TRENDING

Yesterday & Let It Be, las canciones de Paul McCartney inspiradas por su Madre

En un artículo reciente – Sobrevivir al Veneno de Tocar – me preguntaba qué poder tiene la música para llegar a hacernos dependientes a tantos, especialmente a los propios músicos. En este nuevo artículo – Yesterday & Let It Be, las canciones de Paul McCartney inspiradas por su madre – he querido homenajear a aquellos personajes únicos que están sutilmente alentando lo mejor de nosotros. Y también he querido destacar las efemérides de una canción y un álbum excepcionales.

Y es que hoy, 8 de mayo de 2020, se cumplen cincuenta años de la publicación de Let It Be, el último L.P que publicaron The Beatles. Previamente, el 6 de marzo de 1970 había salido la canción homónima en formato single. Y el 10 de abril, Paul McCartney había anunciado la disolución del grupo. Aquel día se cerró una página que nunca pudo reabrirse. Cientos de millones de personas soñaron con ello durante muchos años. Sus esperanzas se desvanecieron abruptamente el ocho de diciembre de 1980, cuando cinco balazos se incrustaron en el cuerpo de John Lennon.

Aunque no lo inventaron, fueron la banda más transcendental del Rock de todos los tiempos y contribuyeron como nadie a su eclosión y difusión. Con ellos, y con la pléyade de grupos en los que influyeron, el Rock devino en la música más importante de la cultura Pop. Cincuenta años después de su disolución The Beatles siguen inspirando a muchos chavales que quieren hacer música y formar su propio grupo.

McCartney contó con detalle, como su madre, fallecida mucho antes, había inspirado al que en ese momento era ya el único líder de los Fab Four. Lennon estaba totalmente dedicado a Yoko y a otras adicciones igualmente peligrosas en aquel periodo terminal de la banda.

Pero años antes de componer Let It Be, otra gran canción de McCartney también había sido imbuida por Mary Patricia Mohin. Se trataba de Yesterday, aunque McCartney tardó en darse cuenta de tan influencia.

La  muerte de su madre y el decubrimiento del Rock and Roll

Mary era enfermera y estaba casada con James McCartney, que trabajaba como funcionario en el ayuntamiento. James era un gran aficionado a la música y tocaba la trompeta y el piano en una banda de Jazz. En 1956 falleció Mary y Paul, que tenía catorce años, quedó desolado. Poco antes, James había regalado a Paul una trompeta para que siguiese sus pasos en el Jazz. Pero en aquellos días, el Rock and Roll estaba comenzando a encandilar a parte de la juventud anglosajona. El Rock and Roll y el Jazz tenían algunas raíces comunes, pero a Paul le atraía más el nuevo ritmo y cambió la trompeta por una guitarra.

Poco después, conoció a Lennon y le invitó a entrar en su banda –The Quarrymen– que tocaban música Skiffle y Rock and Roll. El estilo Skiffle era una derivada de Folk, Jazz y Blues, así que en el fondo, está muy emparentada con el nuevo sonido del Rock. A finales de los cincuenta había una cierta fiebre compartida por Skiffle y Rock and Roll. Además de The Quarrymen otras muchas bandas que después lideraron el Rock de los sesenta, hacían Skiffle. The Rolling Stones, Bee Gees o Jimmy Page (Led Zeppelin) entre otros muchos se iniciaron con ese estilo paralelo.

Además del Rock and Roll, algo que unió mucho a Paul McCartney y a John Lennon, fue la pena compartida por la muerte de sus respectivas madres. La de John murió en 1958 cuando ya ambos músicos integraban The Quarrymen. The Beatles se formarían un par de años después.

El origen de Yesterday

La canción tiene su origen en la primerísima etapa del cuarteto de Liverpool. Era el año 1963 y Paul salia con una chica llamada Jane Asher (con la que estuvo relacionado hasta 1968). Una madrugada, en casa de Jane, el bajista de los Fab Four se despertó obsesionado por una melodía que tenía en su cabeza.  Se fue al piano y la tocó y grabó para que no se le olvidase. Como le gustaba tanto y la creación había sido tan repentina, pensó que en realidad era la melodía de alguna canción que habría oído en algún lugar previamente. Así que se puso a investigar si se trataba de la canción de otro autor. Pero todos los especialistas le dijeron que era desconocida, que no tenía autor. Solo entonces McCartney se convenció que era suya.

No tenía letra aún, y Paul la tocaba a veces para el resto de la banda, pero no terminaba de encajar. A veces, sus compañeros le tomaban el pelo por su insistencia con esa melodía. La banda sacó varios LP´s en los que la canción no se incluyó, pero McCartney la seguía guardando y llegó el momento.

En mayo de 1965, Paul y Jane se fueron de vacaciones a Portugal y allí fue donde terminó la letra y la canción por fin quedó terminada.

Help!

Al parecer McCartney dudaba de incluirla como tema de The Beatles y se la ofreció a Chris Farlowe. Este le contó a Eric Burdon (The Animals) que Paul le había ofrecido el tema y que lo rechazó porque le pareció demasiado blando.  “Yo necesito una buena canción rockera”, dijo Chris.

Entonces, y de acuerdo con el productor George Martin, decidieron incluirla en el L.P. Help que estaban grabando a final de la primavera de 1965.

Solo participó el propio Paul sin el resto del conjunto, aunque acompañado por una banda orquestal clásica que incluía violines, cello y viola. McCartney no estaba muy de acuerdo con esa orquestación. “Oh no, George. Somos una banda de rock ‘n’ roll y no creo que sea una buena idea”, le dijo al productor, pero George Martin impuso su idea. Así mismo, se acordó que la canción se firmase como Lennon-McCartney, aunque Lennon no había participado y al parecer despreciaba el tema. Años después, en su carrera como solista, Lennon mostró su desdén por Yesterday en su canción “How Do You Sleep”.  En un fragmento dice: «The only thing you´ve done was Yesterday» (La única cosa que hiciste fue Yesterday). Pero fue un gran negocio para John y después para Yoko Ono pues según la revista Forbes es la canción que mas ha recaudado en la historia. Entre otras razones porque ha sido versionada más de dos mil veces.

McCartney reconoció que al principio no lo vio, pero después de un tiempo supo que la inspiración de esa canción memorable surgió de la melancolía por su madre y la rabia por su pérdida siendo solo un niño.

Why she had to go, I don’t know, she wouldn’t say….

Un salto en el tiempo

Aquel año de 1965 representaba el ecuador de la carrera de The Beatles. Los años siguientes supusieron el éxito sin parangón. Fruto de una creatividad desbordante, plasmada en decenas de canciones memorables, y álbumes que fueron OBRAS DE ARTE. Eran mucho más que la banda más famosa del Rock and Roll. Eran catalizadores y líderes del cambio que las sociedades occidentales vivieron en los sesenta. Solo The Rolling Stones les hacían sombra. El torbellino de la fama les engulló sin piedad. Parecía que había pasado un siglo desde Help!, cuando a principios de 1969 la banda andaba rozando el fin. Fue entonces cuando McCartney intentó tapar las vías de agua del barco que se hundía. Así nació el proyecto de grabar Get Back (que finalmente se llamó Let It Be). Fue el último álbum de la banda en publicarse, aunque lo cierto es que sus canciones se grabaron antes que las del L.P. Abbey Road. La velocidad con la que la historia hizo evolucionar a los personajes de la banda queda patente al comparar el vídeo de Yesterday, del año 1966, con los que aparecerán solo tres años después, en 1969. Parece que hubieran pasado veinte años por Paul, John, George y Ringo.

Tras la grabación de las canciones del Let It Be, el material quedó almacenado. El grupo había seguido componiendo y sacaron a la venta el L.P. Abbey Road (septiembre de 1969), un disco impresionante. En él se alternan baladas (Here Comes the Sun, Something, Golden Slumbers…), canciones de Rock-Pop / Merseybeat (She Came into the Bathroom Window…), Blues-Rock (Oh Darling…), Rock Psicodélico (Come Together, I Want You, Because…) o Rock and Roll (Polythene Pam, Mean Mr. Mustard…)

El agrietado cuarteto avanzaba con paso firme hacia su disolución. Desavenencias personales y musicales habían minado la convivencia -quizás no la amistad en el sentido profundo- de quienes habían constituido la entente más prolífica y paradigmática de la cultura Pop de los sesenta.

El liderazgo de Paul

McCartney anhelaba recuperar las esencias de la banda. Hacía ya varios años que The Beatles no actuaban en directo y en los últimos trabajos, apenas se habían reunido para tocar juntos. Cada uno acudía al estudio por su cuenta y grababa en solitario. Después se mezclaban las interpretaciones de los cuatro. Paul quería hacer un disco con todo el grupo tocando juntos. Una grabación que recuperase las esencias del Rock más sencillo de sus épocas previas. Por eso el disco se iba a llamar Get Back (Get Back to where you once belonged…). La idea era mostrar al público las sesiones de grabación, para que todo el mundo pudiese ver a los Fab Four otra vez juntos haciendo música en directo. El disco comenzó a grabarse a principios de Enero de 1969.

En aquellos momentos, la banda hacia aguas. Ringo Starr era un gran batería de Rock y un tipo simpático, pero tenía poco peso en el grupo, aunque probablemente lo llevaba bien. No así el gran George Harrison cuyo talento como guitarrista y compositor era indudable, pero se sentía marginado por el dúo Lennon-McCartney. Por su parte John estaba demasiado AYokonado. Al parecer George no soportaba a Yoko Ono y nunca lo había ocultado. Paul bregaba casi en solitario por relanzar el grupo y probablemente ponía presión al resto. Se sucedieron las discusiones y en una de ellas hubo un conato de pelea entre Lennon y Harrison. Entonces George renunció a seguir en la banda. Fue cuando Lennon propuso substituir a Harrison por Eric Clapton. Finalmente, hicieron las paces y el gran Harrison permaneció en el conjunto.

El último directo de The Beatles

Se barajaron ideas tan peculiares como hacer el concierto en un transatlántico o frente a las pirámides de Egipto. Finalmente se decantaron por la extrema sencillez. Subieron a la azotea del edificio del estudio de grabación y empezaron el concierto. Era el 30 de enero de 1969. El experimento duró hasta que algunos vecinos protestaron y súbitamente se presentó la Policía, interrumpiendo abruptamente la actuación. ¿Quién podía dar más para convertir aquel concierto en uno de los momentos más épicos de la historia del Rock and Roll? Algunas canciones que formaron parte del L.P. no pudieron ser grabadas en aquella azotea, sino en el estudio al día siguiente, como el tema For You Blue o Let It Be.

Pero las grabaciones no llegan a transformarse en un disco. Durante la primera mitad del ´69 se hacen diferentes intentos que no llegan a ver la luz y el grupo se embarca en la grabación del Abbey Road que afortunadamente se publicó poco después.

Lennon relega a George Martin

Entonces, con la banda herida de muerte, retomaron el proyecto de McCartney, pero hubo cambios importantes. El primero que Lennon encargó la producción a Phil Spector, el mítico productor de otras bandas, especialmente conocido por sus trabajos para The Beach Boys.

Phil Spector era un magnífico productor, pero su “muro de sonido” a base de superponer varias pistas, creaba una atmósfera un tanto edulcorada. Paul, que había luchado contra la apatía del resto de la banda, vio frustrada la esencia del proyecto. El deseaba ese sonido de Rock primigenio, crudo y directo. Pero Spector, fiel a su técnica, produjo un Rock orquestado y barroco. Brillante por supuesto, pero nos hurtó la enraizada autenticidad que McCartney buscaba. Spector prosiguió su exitosa carrera como productor durante décadas, hasta que en 2009 ingresó en prisión por el asesinato de la actriz Lana Clarkson, acaecido en 2003. Spector ya había estado a punto de ser procesado anteriormente por amenazar a mujeres con una pistola, al parecer por negarse a mantener relaciones.

El Influjo de Mother Mary

El segundo cambio fue que en lugar de Get Back, el L.P. pasó a titularse Let it Be, la canción de Paul McCartney inspirada por su madre y compuesta en aquellos tensos días de enero de 1969.

Afectado por el crispado ambiente reinante durante la grabación de las canciones del álbum, Paul soñó que su madre le hablaba y le daba algunos consejos. McCartney declaró:

“Me encantó volver a conversar con mi madre. Me sentí bendecido por tener ese sueño. Eso me hizo escribir Let It Be”.

Y en otra entrevista posterior declaró que su madre le dio ese consejo “Let It Be” para superar todas las tensiones que había en la banda a principios de 1969.

La canción tuvo diversas versiones, en unas destacaba más el piano de Billy Preston (invitado por Harrison a las grabaciones), en otras, predominaba la guitarra del propio George. Ringo Starr tampoco estuvo de acuerdo con el sonido final de la producción de Phil Spector. La batería quedaba apagada entra la excesiva orquestación y los coros.

Pero tanto la canción, como el álbum están sin duda entre lo mejor de la música popular de todos los tiempos. Por ejemplo, la revista Rolling Stone la situó en el número 20 de su Top 500.

Las Críticas de John

Sin embargo a Lennon no le gustaba la canción (esta tampoco). Entre otras cosas acusaba a Paul de haberse inspirado en el Bridge Over Troubled Water del duo de Folk-Rock, Simon & Garfunkel. Pero es muy improbable, pues el tema de Simon & Garfunkel se publicó un año después de que McCartney compusiera Let It Be. Además, le parecía que no era una canción con el sello Beatles. Otra crítica injusta a mi entender pues The Beatles, al igual que la mayoría de las bandas, abarcaban diferentes variaciones de la música Pop, incluyendo Rock and Roll, Baladas, Blues-Rock, Rock Psicodélico o Mersey Beat. No había nada en Let It Be que rompiese con el espíritu Beatlemano.

Lennon se despachó a gusto en sus declaraciones a la revista Playboy:

“Eso es Paul. ¿Qué se puede decir? Nada que ver con los Beatles. Podrían haber sido Wings. No sé lo que está pensando cuando escribe «Let It Be». Creo que se inspiró en «Bridge Over Troubled Water». Esa es mi opinión”.

En esa época, John era tremendamente ácido con sus compañeros de banda como quedó demostrado con su propuesta de substituir a Harrison a la guitarra solista. Si era la sombra de Yoko Ono, sus adicciones o simplemente formas diferentes de ver la música no lo sabemos con certeza.

A pesar de eso, Lennon & McCartney hicieron colaboraciones brillantes en ese póstumo trabajo, como Two of Us, esa pieza de Folk-Rock deliciosa con la que se abre un álbum repleto de canciones memorables que se cierra con la no menos indispensable Get Back.

 

Let It Be (letra)

When I find myself in times of trouble
Mother Mary comes to me
Speaking words of wisdom, let it be.
And in my hour of darkness
She is standing right in front of me
Speaking words of wisdom, let it be.
Let it be, let it be.
Whisper words of wisdom, let it be.

And when the broken hearted people
Living in the world agree,
There will be an answer, let it be.
For though they may be parted there is
Still a chance that they will see
There will be an answer, let it be
Let it be, let it be. Yeah
There will be an answer, let it be.

And when the night is cloudy,
There is still a light that shines on me,
Shine on until tomorrow, let it be.
I wake up to the sound of music
Mother Mary comes to me
Speaking words of wisdom, let it be.
Let it be, let it be.
There will be an answer, let it be.
Let it be, let it be,
Whisper words of wisdom, let it be.

 

 

Alejandro Tinture Eguren

Etiquetas
Ver Más

1 Comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿TE INTERESA?

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar